Pobrezas Transversales por Fran O.

“Recién llegue de una sesión de fotos en Midtown con un fotógrafo que arrendó una pieza en el hotel Marriot de Time Square por dos horas. Empezamos a hacer fotos de lencería y desnudos hasta que en un momento empezó a decirme que no se sentía bien, que no se sentía como si fuese él mismo, que algo le pasaba: yo acostumbro traer vino y comida para las sesiones pero esta vez me siento un poco mal conmigo mismo. Yo solo lo observaba y podía ver su esfuerzo de manipulación barata.

La sesión terminaba a las 2:00, pero a las 1:15 él estaba incómodo, empezamos a hablar, me preguntó si yo tomaba fotos de vez en cuando y yo le contesté que no, pero que cuando había ido a Pensilvania le había tomado fotos a un amigo desnudo en la naturaleza. Detuvimos la sesión a las 1:30 y empezamos a hablar, me contó que él era pintor y arquitecto, que la fotografía era su hobbie. Intentamos hacer un par más pero luego me dijo que me mostraría el tipo de fotos que hacía con sus modelos en su casa en Connecticut, en las fotos él aparece desnudo con todas sus modelos, en algunas posando y tocándose, en la mayoría con su pene erecto cerca de ellas, yo lo observaba sin ningún prejuicio, me parecía divertido si hubiese sido mi amigo o alguien de mucha confianza, pero estaba muy lejos de lo que yo pretendía hacer en ese momento con él. Pude ver en él la culpa, la frustración, como si su bestia hubiese quedado en evidencia y nadie le hubiese hecho daño para que atacara como él necesitaba que ocurriera.

Me pagó por las dos horas de fotos y bajamos juntos en el ascensor, le pregunté si estaba casado y me dijo que si y entonces le pregunté qué pensaba su esposa. “Mi esposa no sabe, no le interesa” me dijo conflictuado. “Llevamos más de veinte años de casados”. dijo.

“Yo llevo dos meses de casada” le conté,  yme preguntó “él sabe de las fotos?” a lo que respondí “Si, el está de acuerdo, me apoya en todo.”

“No todas las personas son iguales”, me dijo aun con frustración. Caminamos hacia Time Square, él me habló de cuando había ido a Perú y de lo pobre que era la gente allá, nos despedimos, me dio una palmada en el hombro, las más informal que he recibido en mi vida y se fue. Tome el subway a mi departamento, pare en el café de la esquina a tomar un chocolate caliente y comer un sándwich, hablé con mi amiga Belu y me vine al departamento para hacer una videollamada con ella. Ahora debería comprar cosas para comer y luego lavar la ropa, mañana tengo otra sesión de fotos y así se van sumando experiencias a mi curriculum de modelo en NYC, necesito hacer varias cosas hoy pero necesito sacarme de encima la energía y la experiencia con este tipo y su bestia sexual mal canalizada.

“Deberías haberle dado la propina que correspondía sólo al tipo que se esforzó por ayudarles en la mudanza, Taavi, no la misma propina a los tres. Y sesenta dólares es demasiado, es casi la mitad del porcentaje total del servicio, por algo este es el capitalismo hijo mío, ¡por algo el comunismo no funciona!”, le dijo mi suegro a Taavi el otro día por video llamada.

“Ella es Violeta Parra, ella escribió esta canción hermosa dándole gracias a la vida, pero se suicidó porque en Chile jamás fue reconocida, ella viajó a Francia y allá fue muy valorada pero cuando volvió a Chile nadie la apoyó y se suicidó. Chile mata a sus artistas, parece que es el karma de nuestro país.” dije. “Lo mismo pasó con Víctor Jara?” me preguntó Taavi. “Si, él era guitarrista y le cortaron las manos en un estadio donde fusilaban a todas las personas que estaban en contra del golpe militar.”

Le explicaba todo esto a Taavi mientras escuchábamos Paloma Ausente y armábamos su escritorio. “Estados Unidos financió el golpe militar, a las mujeres las violaban con perros, sabias? Es claro que Estados Unidos financió el golpe militar en Chile, sí, y en otros países de Latinoamérica también”. “Vamos a comprar helados? Tienen sándwich helados en Chile?” “Si, pero creo que solo una marca, no tanta variedad como acá”. “Existe el imperio de sándwich helados en Chile?” “No sé, deje de comer de este tipo dulces hace varios años, al menos en mis tiempos había solo un sándwich helado y ya estoy hablando como una vieja” le dije a Taavi y nos reímos.

Qué pobre es la gente en Chile y en Perú y aquí.

 

PH. https://www.instagram.com/aceofny_/